Blogia
sufilosofia

Conocimiento/Empirismo

Berkeley y las limitaciones de nuestro entendimiento

Berkeley y las limitaciones de nuestro entendimiento

George Berkeley, en su obra fundamental, nos habla de las limitaciones del entendimiento humano:

    "A cada paso, por sí mismos, se delatan los prejucios y errores del sentido; al pretender corregirlos mediante la razón, insensiblemente caemos en burdas y extrañas paradojas.[..] A mi entender, la causa de estos extravíos es 1) la oscuridad de las mismas cosas o la natural debilidad e imperfección de nuestro entendimiento. Bien sabido es que nuestras facultades son pocas en número y como planeadas por naturaleza más para la conservación y deleite de la vida que para penetrar y escudriñar la esencia íntima y la constitución de los seres.

    Además, 2) la mente humana es finita; y así no es de maravillar que caiga en absurdos y contradicciones cuando se propone investigar cosas que participan de infinitud. Y de tales dificultades no puede salir por sí misma, pues lo infinito implica por naturaleza el no poder ser comprendido o abarcado por lo que es finito."

   George Berkeley. Principios del conocimiento humano. Introducción.

Nota. Es interesante leer esta entrada y comprobar las similitudes de estas ideas con las de algunos científicos actuales.



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Los ídolos, según Bacon

Los ídolos, según Bacon

Francis Bacon (1561 – 1626),  en su Novum Organum, nos dice que hay cuatro tipos de ídolos o errores del entendimiento humano, y los clasificó según su origen:

"41. Los ídolos de la tribu tienen su fundamento en la misma naturaleza del hombre, y en la tribu o el género humano.[...] El entendimiento humano es como un espejo infiel, que, recibiendo sus rayos, mezcla su propia naturaleza a la de ellos, y de esta suerte los desvía y corrompe.

42. Los ídolos de la caverna tienen su fundamento en la naturaleza individual de cada uno; pues todo hombre independientemente de los errores comunes a todo el género humano, lleva en sí cierta caverna en que la luz de la naturaleza se quiebra y es corrompida, sea a causa de disposiciones naturales particulares de cada uno, sea en virtud de la educación y del comercio con los otros hombres, sea a consecuencia de las lecturas y de la autoridad de aquellos a quienes cada uno reverencia y admira [...]

43. Existen también ídolos que provienen de la reunión y de la sociedad de los hombres, a los que designamos con el nombre de ídolos del foro, [...] Los hombres se comunican entre sí por el lenguaje; pero el sentido de las palabras se regula por el concepto del vulgo.[...] ....las palabras hacen violencia al espíritu y lo turban todo, y los hombres se ven lanzados por las palabras a controversias e imaginaciones innumerables y vanas.

44. Hay, finalmente, ídolos introducidos en el espíritu por los diversos sistemas de los filósofos y los malos métodos de demostración; les llamamos ídolos del teatro...[...]... no sólo queremos hablar aquí de los sistemas de filosofía universal, sino también de los principios y de los axiomas de las diversas ciencias, a los que la tradición, una fe ciega y la irreflexión, han dado toda la autoridad."

                              Francis Bacon: Novum Organum. Libro primero.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres